322 350 3367

info@vivecolombia.co

Compare Listings

Las desconocidas y sorprendentes costumbres de Arturo Illia: nudismo en el río Quilpo y meditación zen en la Casa Rosada

Arturo Illia y su nieta Silvia

A menos de 10 kilómetros del centro de Cruz del Eje, el río Quilpo extiende playas de arena fina para tomar sol, piletas naturales de agua cristalina para nadar entre carpas, truchas y pejerreyes, piedras grises enormes como lomos de elefantes para descansar del braceo y -lo mejor de todo- muy, muy poca gente.

El Quilpo recorre 120 kilómetros desde su nacimiento hasta inmolarse en el dique Cruz del Eje, que en su momento, en aquella otra Argentina, ostentó el murallón más largo de América, así como el dique La Viña, del otro lado de las Altas Cumbres, tuvo el murallón más profundo. Pero son los 23 kilómetros que discurren entre San Marcos Sierra y el lago los que elevan la cotización turística del Quilpo, con recodos llenos de encanto y privacidad.

Arturo Umberto Illia, nacido en 1900 y radical desde la Reforma Universitaria de 1918, tuvo una reunión fugaz con Hipólito Yrigoyen a fines de 1928 durante la cual el presidente le aconsejó al flamante médico que dedicara su profesión a los trabajadores ferroviarios. Illia aceptó el convite y eligió Cruz del Eje para desarrollar su tarea. En Cruz del Eje atendió a ferroviarios y no ferroviarios, se casó con la cordobesa Silvia Martorell, tuvo tres hijos -Emma, Martín y Leandro-, emprendió una carrera política, fue elegido senador provincial en 1935, desde la legislatura mediterránea promovió la reforma agraria, llegó a gobernador en 1962 y a presidente de la Nación en 1963.

Arturo Illia junto a Juan Carlos Onganía, el general que luego encabezaría el golpe militar para derrocarlo
Arturo Illia junto a Juan Carlos Onganía, el general que luego encabezaría el golpe militar para derrocarlo

Si ahora el Quilpo ofrece generosas cuotas de tranquilidad y aislamiento, resulta una tarea sencilla imaginar el sosiego y la ausencia de testigos inoportunos para las excursiones familiares del médico del pueblo. Según los viejos vecinos, una de las prácticas adquiridas por el Dr. Illia durante su permanencia en Europa era el nudismo.

Conozco la historia de primera mano porque un tío abuelo mío, el Dr. Néstor Romero, tenía una farmacia a 3 cuadras de la casa del médico. Y el galeno, cuando se encontraba con pacientes que no disponían del dinero necesario para comprar las medicinas que él estaba obligado a prescribir, les indicaba con picardía: “Vaya hasta la farmacia Roma de parte mía y dígale al Dr. Romero que le dé unas muestras gratis, que él tiene muchas”. O escribía la receta con una breve leyenda al pie: “Dr. Romero, usted ya sabe lo que tiene que hacer”. Y lo que tenía que hacer mi tío abuelo era abstenerse de cobrarle al portador.

De la evocación cariñosa a su vecino se saltaba a la costumbre del nudismo: “Todos en bolas: Illia, la mujer, los chicos…”, comentaban los adultos en las sobremesas de Avellaneda esquina San Martín, con una mezcla de asombro y envidia.

Leandro Illia, el menor de los hijos de don Arturo, dice que no recuerda eso de su infancia, aunque entre risas acota que sí se bañaban desnudos, él y sus hermanos con amigas y amigos, cuando ya eran plenos adolescentes.

-Mi papá trajo algunas ideas y costumbres avanzadas para la época -dice Leandro-. Como por ejemplo el budismo y el pacifismo gandhiano.

Arturo Umberto Illia fue presidente de la Nación entre el 12 de octubre de 1963 y el 28 de junio de 1966, cuando fue derrocado por un golpe de estado
Arturo Umberto Illia fue presidente de la Nación entre el 12 de octubre de 1963 y el 28 de junio de 1966, cuando fue derrocado por un golpe de estado

Don Arturo gozó de ese inesperado viaje iniciático de un año y medio a la región menos frecuentada por turistas argentinos en Europa: Escandinavia, gracias a haberle salvado la vida al danés Hansen, el propietario del único auto de Cruz del Eje, un contratista que se hizo rico trazando el camino de 145 kilómetros entre Córdoba capital y ese tórrido paraje cuyos habitantes hablan con más tonada riojana o catamarqueña que cordobesa.

Hansen apareció un día por el consultorio del Dr. Illia y el diagnóstico del médico sonó terrible: difteria. Una enfermedad que era sinónimo de muerte inmediata por aquella época. No había medicamento capaz de revertirla. Illia mandó a comprar 10 barras de hielo y metió a Hansen en la bañera. Un día, dos días, cinco días sometió al paciente a sesiones de hipotermia, hasta que la difteria desapareció.

Hansen le pagó con un viaje a su país de origen: Dinamarca. Illia pasó un año en el norte de Europa y otro medio año en la región mediterránea; en Roma, invitado por el cónsul argentino, concurrió a una cena a la que también asistió el agregado militar, un tal Juan Domingo Perón, que -según les contó Illia a sus hijos- “no hizo más que cantar loas al Duce Benito Mussolini”.

Illia fue derrocado en 1966 por el golpe militar encabezado por Juan Carlos Onganía
Illia fue derrocado en 1966 por el golpe militar encabezado por Juan Carlos Onganía

Aquí comienza la historia.

Si dijimos que había nacido en el 1900, “el viejo Illia” tenía, al momento de asumir la Presidencia, 63 años. Mauricio Macri tiene 60. Cristina Fernández de Kirchner, 67. Pero Illia era “el viejo”, y las caricaturas de la época se ensañaban con las arrugas de su rostro, curtido por los solazos cruzdelejeños.

Después de almorzar en la Casa Rosada -bife magro, una papa hervida, agua mineral y una copa de vino tinto- hacía 15 minutos de meditación zen y dormía 45 minutos de siesta, otro remedio mágico que les había recomendado siempre a todos sus pacientes. “No más de 45 minutos”. Para la prensa porteña, era una pérdida de tiempo.

Sin embargo, los números del trienio Illia, en materia económica, son vertiginosos: a pesar de haber recibido un PBI negativo (-2,4 en 1962) ya al cabo del primer año, con el Dr. Eugenio Blanco en el ministerio de Economía, el PBI había saltado al 9,5; tras el fallecimiento del Dr. Blanco asumió el Dr. Juan Carlos Pugliese y registró 10,5 en 1964 y 10 redondos en 1965.

Nunca en toda su historia la Argentina tuvo un crecimiento igual: ni en los tiempos de la Aduana recaudadora, ni con la contabilidad ficticia de las privatizaciones de Domingo Cavallo, ni con los sojadólares de Néstor y Cristina Kirchner.

Para valorar aún más ese crecimiento promedio de 10 por ciento del PBI durante tres años consecutivos hay que tener en cuenta que la riqueza no derivó de grandes consechas sino de la mayor actividad industrial, con aportes a la renta pública del orden del 31,8 por ciento del PBI en el primer año, 33,9 en el segundo y 35,1 en el tercero, según los registros estadísticos del Banco Central (v. Producto Bruto e Ingreso en la Argentina, tomo II, págs. 118 y 119).

En 1963 la deuda externa argentina sumaba 3.600 millones de dólares; al caer Illia, se había achicado a 2.400 millones. Nunca pidió préstamos: ni al Banco Mundial, ni al FMI, ni al BID. En 1964 hizo el primer embarque de granos con destino a China, un país con el que la Argentina no tenía relaciones diplomáticas y estaba sometido al doble bloqueo de la OTAN y del Pacto de Varsovia. Todavía hoy los chinos se asombran de la perspicacia comercial y estratégica de aquel presidente sudamericano.

Aparte, claro, están las cuestiones ajenas al vil metal: la promoción de las artes y las ciencias, el levantamiento de la proscripción del peronismo, la legalización del Partido Comunista (declarado ilegal durante la primera presidencia de Perón) y la sorprendente conquista diplomática de haber obtenido en la ONU el reconocimiento de la soberanía argentina sobre las islas Malvinas.

“La Argentina tuvo una breve Edad de oro en las artes, la ciencia y la cultura: fue de 1963 a 1966”, proclamó alguna vez el Premio Nobel Luis Federico Leloir.

El hombre que los medios llamaban "el viejo" tenía ideas revolucionarias para la época
El hombre que los medios llamaban “el viejo” tenía ideas revolucionarias para la época

Años después de su derrocamiento, un equipo de colegas del diario La Nación viajó a Córdoba para entrevistar a Don Arturo, que en ese momento, ya con más de 80 años encima, se había mudado a la casa-clínica de un amigo, en Carlos Paz. Recuerdo la estupefacción del fotógrafo al regresar de aquel viaje:

“El Viejo es más famoso que los burritos y el Cucú. Lo invitamos a dar una vuelta en auto para sacarle algunas fotos de exteriores, y cada vez que parábamos y nos bajábamos, se nos venían encima las parejitas de mieleros, los turistas con gorrito y sandalias, los vendedores de tutuca… Unas chicas del secundario que andaban de excursión hicieron parar el ómnibus para sacarse fotos con él, las familias dejaban el auto en doble fila y le cargaban los chicos encima para tenerlo de recuerdo… Nunca me hubiera imaginado eso”.

Fue en 1982, inmediatamente después de las Malvinas y antes de su muerte, en enero de 1983. Cuando se hizo nítido el contraste entre los unos y los otros.

Ahora, que estamos convidados a revisar la historia con “valoración positiva” de algunos tramos, quizás resulte entretenido repasar aquella otra historia, para nada épica, en la que un viejo que no era tan viejo, y si se quiere mucho más avanzado intelectualmente que muchos de los jóvenes que lo criticaban, se enfrentó con la mafia de los medicamentos y las grandes compañías petroleras sin otra arma que la decencia.

Ahora, que estamos inmersos en una campaña proselitista surcada de aviones privados y asados pantagruélicos, quizás sea risueño, aunque también quizás doloroso, recordar aquella recomendación del Dr. Illia a sus colaboradores de la campaña 1963, cuando se negaba a dejarse maquillar: “Está bien, usen la radio y la televisión, pero no se olviden de las propaladoras”. Que era como decir: no se olviden de la gente de mi pueblo.

SEGUÍ LEYENDO:

A 38 años de la muerte de Ricardo Balbín, un acérrimo antiperonista que terminó abrazándose con quien lo había llevado a la cárcel

Una princesa japonesa, un joven argentino y millones de dólares: la insólita historia de Alfonsín en el palacio imperial en Tokio

La entrada Las desconocidas y sorprendentes costumbres de Arturo Illia: nudismo en el río Quilpo y meditación zen en la Casa Rosada se publicó primero en Unlockers Cloud Colombia.

img

cruz4d3r

Publicaciones relacionadas:

Video delató a policías que armaron rumba con varias mujeres en ¿plena patrulla?

En un video quedó registrado el mal comportamiento de varios policías con mujeres dentro de un...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r

Las ventas en supermercados y shoppings acumularon en agosto 14 meses con caída

El deterioro del poder de compra de los salarios por la aceleración de la inflación y la caída...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r

“Yo no soy tu padre, soy tu hijo”: el spot viral con el que los hinchas de River se burlan de Boca por su paternidad

(Infobae) “Vení, Nico. Vení que quiero que hablemos algo”. De esa manera un hombre adulto...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r