322 350 3367

info@vivecolombia.co

Compare Listings

Consejos para encontrar las mejores piezas en los mercadillos

Consejos para encontrar las mejores piezas en los mercadillos

Si os interesa el mundo de la decoración y queréis que vuestro hogar exprese personalidad propia, ya habréis descubierto que una forma genial de hacerlo es incorporando muebles vintage procedentes de la cueva de Ali Babá del siglo XXI: los mercadillos.

El filósofo Aristóteles dijo que “la virtud está en el término medio”. Pues bien, el secreto de una decoración con carácter también está en la búsqueda del equilibrio –de la justa medida- entre los elementos básicos e impersonales y los enseres antiguos y especiales. Lograr esa armonía marcará la diferencia entre un hogar singular o un batiburrillo sin estilo definido.

Y para encontrar esas alhajas que destacarán entre los muebles mainstream, presentes en todas las viviendas, un lugar ideal son los rastrillos de antigüedades. Existen mercadillos míticos a lo largo y ancho de la geografía española: el Rastro de Madrid, Els Encants y Mercantic en Barcelona, Desembalaje Asturias en Gijón, el Rastro de Fuengirola o el Brocante de Jesús el Pobre en Denia son algunos de ellos.

Pero debéis saber que el de las antigüedades es un mercado que tiene sus rasgos propios y es importante conocerlos para conseguir las mejores oportunidades a los mejores precios. El equipo de Casaktua ha preparado una serie de consejos para que os convirtáis en auténticos buscadores de tesoros “rastrilleros”:

  1. Planificad la búsqueda: por supuesto, podéis ir a un rastrillo con la mente abierta y dejaros sorprender por algún objeto extraordinario, pero es mejor que defináis lo que realmente os viene bien. Si, por ejemplo, os falta una mesita auxiliar en el salón, decidid con antelación qué material y qué forma os gustaría que tuviera, así como las medidas que encajan en el espacio que le tenéis reservado. Buscad algo similar a través de Internet y podréis haceros una idea del precio aproximado. Así os será mucho más fácil hallar exactamente lo que necesitáis.
  2. Llevad dinero en efectivo: es poco probable (aunque no imposible) que los vendedores dispongan de datafonos para efectuar el pago con tarjeta. Así que, si no deseáis quedaros con las ganas de llevaros ese mueble a casa, ni tener que peregrinar en busca de un cajero, lo mejor es que llevéis efectivo suficiente para lo que planeáis comprar. Además, así limitaréis el presupuesto al dinero que tenéis en el bolsillo y no os dejaréis llevar por compras impulsivas.
  3. Llegad pronto… o tarde: aunque suene raro, ambas opciones tienen sus ventajas. Siempre se ha dicho que quienes llegaban primero al mercado se llevaban los mejores productos; pues eso también se aplica a los muebles de segunda mano, si llegáis pronto podréis haceros con las piezas más cotizadas. En cambio, si llegáis cuando estén a punto de cerrar -o incluso recogiendo la mercancía-, es probable que podáis conseguir ese mueble al que habéis echado el ojo, con una importante rebaja. Si las ventas no han sido muy buenas, el vendedor estará más receptivo ante vuestra oferta de última hora y, además, así se ahorrará tener que cargar y llevarse de nuevo el mueble hasta su almacén.
  4. Explorad sin prisas: la prisa es muy mala consejera y quizá os empuje a pagar de más de lo debido o a comprar algo de lo que luego os arrepintáis. Aunque no lo creáis, lo mejor de un mercadillo no es conseguir el objeto que buscáis, sino disfrutar de la visita en sí. Tomaros el tiempo necesario para recorrer puesto por puesto, mirad, tocad (si os lo permiten) y preguntad todo aquello que os interese, así os llevéis o no el mueble buscado, lo que seguro que os llevaréis será una buena experiencia.
  5. Revisad bien las piezas: antes de hacer una oferta, inspeccionad bien el mueble que habéis elegido. Es aconsejable que esté fabricado con un material de calidad (madera maciza, piedra natural…) y que se encuentre en buen estado. Sobre todo, hay que asegurarse de que no tenga insectos (carcoma, termitas) o grandes grietas y de que la estructura sea sólida. Si la tapicería o la pintura están deterioradas pero el resto está bien, podrá solucionarse fácilmente, pero deberéis tener en cuenta el coste adicional que os supondrá.
  6. Regatead razonablemente: un mercadillo no es lo mismo que un bazar oriental, donde casi resulta de mala educación no regatear. Aquí no es imprescindible pero tampoco está prohibido, podéis hacerlo siempre que tenga lógica. Es decir, si el precio inicial os parece realmente desproporcionado en comparación con productos similares, si tiene algún desperfecto que os vaya a acarrear algún gasto extra o si os lleváis varios artículos en el mismo puesto.

Y una vez que lo tengáis en casa, si vuestro “tesoro” necesita una pequeña actualización, podéis recurrir a técnicas sencillas como el chalk paint, que os darán un excelente resultado con el mínimo esfuerzo.

La entrada Consejos para encontrar las mejores piezas en los mercadillos se publicó primero en Las mil y una casas…. | Blog Casaktua.

img

cruz4d3r

Publicaciones relacionadas:

Beneficios del liner para piscinas

Hoy queremos hablar de los beneficios del liner para piscinas, concretamente del liner de lámina...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r

¿Cómo hacer vuestra casa más instagrameable?

Instagram se ha convertido en un fabuloso escaparate para las tendencias decorativas del momento,...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r

Errores más comunes al buscar piso en Madrid

Buscar piso en Madrid es siempre difícil, pero en las grandes ciudades se complica aún más. La...

Continuar leyendo
Por cruz4d3r